Uso de la vivienda familiar y custodia compartida - Vilella Asociados
16697
post-template-default,single,single-post,postid-16697,single-format-standard,bridge-core-1.0.6,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

Uso de la vivienda familiar y custodia compartida

custodia y vivienda familiar

Uso de la vivienda familiar y custodia compartida

A la hora de fijar las medidas que rigen, normalmente el foco de conflicto se encuentra en este punto: El uso de la vivienda familiar y el régimen de guarda y custodia.

En primer lugar, debemos reseñar que el régimen de guarda y custodia y la atribución del uso de la vivienda familiar son dos derechos independientes. Aunque durante muchos años, parecía que el uno dependía del otro.

El uso de la vivienda familiar se atribuye a los hijos menores de edad. ¿Qué ocurre? Que tradicionalmente, la custodia se otorgaba a la madre, por lo que automáticamente pasaba a vivir en la misma, con carácter indefinido.  Y este uso se atribuía independientemente de quién fuese el titular de la misma.

El Código Civil recoge lo siguiente: Cuando algunos de los hijos queden en compañía de uno y los restantes en la del otro, el Juez resolverá lo procedente (art. 96 CC). En ese caso ¿Cómo se resuelve este problema si se otorga la guarda y custodia compartida? Veamos qué dice la Jurisprudencia.

Tendencia actual en la atribución del uso de la vivienda

Así pues, en el momento de la disolución matrimonial los cónyuges podrán decidir a cuál de los dos se atribuye el uso de la vivienda que venía constituyendo el domicilio familiar por medio del convenio regulador, tal como establece el art. 90.1.c) CC. La primera opción (como siempre), es atribuir el uso mediante acuerdo de las partes. Si bien, existiendo menores de edad o incapaces, tal pacto necesitará de su homologación judicial. En caso de que no exista acuerdo, será sometido a criterio judicial.

En la actualidad, la tendencia en cuanto a otorgamiento de custodia es el de compartida; es decir, reparto igualitario de tiempo entre ambos progenitores. Entonces, ¿a quién se atribuye el uso de la vivienda familiar?

Que un cónyuge carezca de recursos económicos suficientes para acceder a una vivienda en la que habitar con los hijos menores durante sus periodos de custodia puede ser una circunstancia a tener en cuenta por el Juez para atribuir a ese cónyuge el uso de la vivienda familiar cuya titularidad pertenece a ambos o incluso aunque sea privativa del otro. Es decir, incluso aunque la propiedad solamente de uno de los cónyuges, cabe la atribución de uso al otro cónyuge.

Cuando se atribuye la guarda y custodia compartida, si uno de los progenitores se considera necesitado de protección, puede vivir con los hijos en la vivienda, pero fijando un limite temporal. Por ejemplo, la Sentencia del Tribunal Supremo de 24 de octubre de 2014 la atribuye a la madre, por un periodo de dos años. El Tribunal considera que es un tiempo prudencial para que pueda incorporarse de nuevo a la vida laboral y poder obtener una nueva vivienda. Y la Sentencia de27 de junio de 2016 revoca la sentencia de la Audiencia Provincial, que otorgaba el uso a la madre hasta la mayoría de edad de la hija.

La tendencia por tanto es atribuir el uso al más necesitado de protección, pero nunca con carácter indefinido.

¿Qué se considera vivienda familiar?

No hay una definición en el Código Civil de qué se entiende por vivienda familiar, por lo que debemos buscarla en la jurisprudencia. La STS de 9 de mayo de 2021 negó que se pudiera atribuir a la esposa una vivienda que tenía uso distinto al familiar para dedicarla a una clínica dental, siendo propiedad privativa del marido.

Nos quedamos con la definición dada por la Sentencia de la Audiencia provincial de Ciudad Real, de 30 de diciembre de 1995. Según recoge, podría ser definido “por la utilización conjunta, permanente y habitual que los miembros de una familia hacen de aquélla y donde priman los intereses de la familia, como entidad propia, frente a los particulares  de uno de los cónyuges”. El Juez no entrará por tanto a otorgar el uso de otras viviendas que no tengan este carácter.

Hijos mayores y menores de edad

La situación de los menores es distinta a la de los mayores de edad. No cabe duda que la vivienda familiar se atribuye a los hijos siempre que sean menores. En caso de que sean mayores de edad, la atribución solamente procederá si se demuestra que se encuentran en una situación objetiva de necesidad, que no sea imputable a ellos mismos. Esto justificaría que los padres tengan que prestarles alimentos, (artículo 142), y siempre por un tiempo DETERMINADO.

En otras ocasiones hemos hablado en el blog de las ventajas e inconvenientes de la casa nido. Sin embargo, la jurisprudencia es poco amiga de este concepto, que suele traer problemas a medio plazo. Otra opción puede ser repartir el espacio de la vivienda familiar (por ejemplo, si tiene varias plantas). Esta división se realizará si beneficia a los menores, y siempre y cuando esta sea posible. Añado que, para que sea posible será necesario que exista una buena relación entre los padres.

 

Si necesita más información acerca de las opciones de atribución de la vivienda familiar, puede contactar con nuestro equipo. 

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Follow us on Social Media