Un año con mamá, otro con papá: Guarda y custodia compartida por años escolares - Vilella Asociados
16548
post-template-default,single,single-post,postid-16548,single-format-standard,bridge-core-1.0.6,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_popup_menu_push_text_right,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

Un año con mamá, otro con papá: Guarda y custodia compartida por años escolares

Foto de Yan Krukov en Pexels

Un año con mamá, otro con papá: Guarda y custodia compartida por años escolares

La guarda y custodia compartida puede configurarse de tantas maneras como los progenitores deseen, si ambos están de acuerdo. Y sino, será un juez quien decida de qué modo se reparten los tiempos con los hijos. Lo más habitual es fijarla por semanas, quincenas o incluso meses. Pero ¿y qué tenemos que decir sobre las custodias anuales? La Audiencia Provincial de Albacete ha configurado una custodia por años escolares, confirmando la Sentencia de Primera Instancia que así la había acordado.

La cláusula dictada por la Audiencia Provincial de Albacete en fecha 10 de marzo de 2021 (puede acceder a la sentencia completa AQUÍ) recoge lo siguiente:

La guarda y custodia de las hijas se ejercerá de manera compartida por años escolares de forma alterna, iniciándose la custodia para el padre el próximo curso escolar. De manera que desde el 1 de septiembre de 2020 las hijas convivirán con el padre hasta el 31 de agosto de 2021. A partir del 1 de septiembre de 2021 convivirán con la madre hasta el inicio del siguiente curso, que se ejercerá por el padre, y así sucesiva y alternativamente”.

Esta decisión se tomó teniendo en cuenta el interés de las menores afectadas, que mostraron una madurez impresionante en las exploraciones llevadas a cabo por el Juzgado. Lo curioso del procedimiento es que ningún progenitor había solicitado la guarda y custodia compartida, dado que sus relaciones eran muy conflictivas. Pero ambos habían solicitado la guarda y custodia exclusiva, por lo que puede entenderse que quien puede lo más, puede lo menos.

La madre consideró en apelación que el periodo estipulado con cada progenitor era excesivamente largo. Sin embargo, el Tribunal tuvo en cuenta el informe del Equipo Psicosocial y la opinión de las menores. En base a ello, llegó a la conclusión de ambos progenitores podían proporcionar a las hijas las atenciones y cuidados que precisan y atendiendo a la edad de las menores (entonces 16, 14 y 11 años).

¿Cuándo puede ser adecuada este tipo de guarda y custodia?

Este tipo de guarda y custodia es recomendable si las partes viven cerca y pueden tener contacto con el otro progenitor. Aunque también tiene cabida en caso de que residan, por ejemplo, en países diferentes. De este modo pueden pasar un curso escolar en cada país, sin necesidad de alteraciones innecesarias.

Además, gran parte de los conflictos entre los progenitores se dan en las entregas y recogidas de los niños. De esta manera, si el nivel de conflictividad es alto, pueden evitarse muchas situaciones de tensión. El mayor hándicap es el largo periodo que supone para cada progenitor estar sin sus hijos, por lo que es necesario fijar algún tipo de régimen de visitas. A los niños, si son mayores y se muestran conformes con esta medida, puede aportarles una gran estabilidad.

Modalidades de guarda y custodia compartida

Como hemos dicho al inicio del artículo, cada familia puede organizar sus tiempos como considere. De hecho, una custodia compartida no tiene siquiera que dividirse al 50 por ciento, pudiendo ser, por ejemplo, de un 60-40. O imaginemos que, en una pareja, una de las partes viaja durante una época del año en la que no puede ejercer esa custodia, encargándose el otro progenitor y dividiendo el resto del tiempo de una manera igualitaria.

En caso de que decida un Juez, estudiará las circunstancias de uno y otro, y en base a las mismas, ponderará el mejor reparto. Ahora bien, siempre prevaleciendo el interés del menor que vaya a verse afectado por la medida.

También puede establecerse casa nido. En esta modalidad, son los hijos los que permanecen en la vivienda familiar y los padres se trasladan dependiendo de los tiempos que les toquen a cada uno. En un post anterior, hablábamos de las ventajas e inconvenientes de la casa nido.

Ventajas de la custodia compartida

Independientemente de la configuración que tome el régimen de guarda y custodia, no podemos negar las ventajas que tiene esta modalidad compartida. Siempre y cuando, por supuesto, se den las circunstancias idóneas para llevarla a cabo.

En primer lugar, se fomenta la integración del menor con ambos padres, evitando desequilibrios en los tiempos de presencia. Se evita el sentimiento de pérdida y no se cuestiona la idoneidad de los progenitores. Entre otras ventajas, se estimula la cooperación de los padres, en beneficio de los hijos menores.

En la práctica diaria, no es habitual otorgar este tipo de custodias por años alternos. Sin embargo, en este caso concreto, las hijas comunes en tenían una edad suficiente. Si los hijos son más pequeños, es realmente improbable que se fije este régimen.

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.