PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE PENSIÓN DE ALIMENTOS - Vilella Asociados
16624
post-template-default,single,single-post,postid-16624,single-format-standard,bridge-core-1.0.6,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_popup_menu_push_text_right,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE PENSIÓN DE ALIMENTOS

Pensión de alimentos

PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE PENSIÓN DE ALIMENTOS

A través del análisis de varias Sentencias sobre el derecho a la prestación de alimentos, damos respuesta a las preguntas frecuentes sobre este tema que llegan al despacho. Aunque los padres decidan separarse, tienen obligación de cubrir las necesidades de sus hijos, tanto menores como mayores de edad.  Pero, ¿de qué depende su fijación? ¿Hasta cuándo debo abonarlos?… Veamos algunos puntos importantes:

¿Los abuelos tienen obligación de prestar alimentos?

Si, en caso de que los progenitores sean insolventes, la obligación de afrontar los gastos de los niños recae sobre los abuelos. Así lo recoge el artículo 142 CC y la Sentencia del Tribunal Supremo 120/2016 de 2 de marzo.

En este caso concreto, la madre estaba impedida para trabajar y el padre era insolvente. Se reclama el pago a los cuatro abuelos, tanto paternos como maternos. El Tribunal Supremo confirma la sentencia de apelación y les obliga a abonar pensiones a los cuatro.

No considera que queden obligados a los gastos extraordinarios. El Código Civil recoge en su definición de alimentos “todo lo indispensable para el sustento, habitación, vestido y asistencia médica”. Es decir, solamente deberán cubrir las necesidades básicas de los nietos.

¿Qué duración tiene la percepción del derecho de alimentos?

El derecho de alimentos de los hijos, según recoge la Sentencia del Tribunal Supremo 411/2000, de 24 de abril, “durará mientras se mantenga la situación de necesidad o no haya terminado la formación del hijo por alguna causa que no le sea imputable”. Esto significa que existe obligación de pagar alimentos, aunque los hijos sean mayores de edad. No es cierto que este derecho se extinga cuando los hijos cumplen 18 años de manera automática.

Por ejemplo, la obligación de pagar estudios recibe un tratamiento distinto al resto de necesidades de los hijos mayores de edad. Tal obligación está condicionada al buen aprovechamiento de los estudios por partes de éstos.

¿Qué se entiende por mínimo vital?

Se trata del mínimo imprescindible para el desarrollo de la existencia de los menores en condiciones de suficiencia y dignidad. El objetivo es garantizar un mínimo desarrollo físico, intelectual y emocional, al que deben coadyuvar sus progenitores. Este mínimo se establece, aunque el obligado al pago carezca de ingresos mínimos.

Considero realmente complicado fijar un mínimo vital universal. No es lo mismo obtener unas condiciones dignas que garanticen ese mínimo desarrollo en Madrid que en un pueblo de Huesca, por ejemplo. Sin embargo, la jurisprudencia coincide en cantidades que oscilan entre los 150 y 200 euros mensuales.

La custodia compartida, ¿exime del pago de la pensión de alimentos?

Esta es, sin duda, una de las preguntas más repetidas. La respuesta es NO, siempre que exista desproporción entre los ingresos de ambos progenitores. De acuerdo con el artículo 146 CC, la cuantía de los alimentos será proporcionada a las necesidades del que los recibe, pero también al caudal o medios de quien los da. Así lo confirma la Sentencia del Tribunal Supremo 564/2017, de 17 de octubre.

¿Cómo se actualiza la pensión de alimentos?

Normalmente, el criterio de actualización de las pensiones de alimentos es el Índice de Precios al Consumo (IPC). Así se recoge tanto en Sentencias como en Convenio Reguladores. La periodicidad es anual. En caso de que no se lleven a cabo dichas actualizaciones, pueden reclamarse las cantidades no abonadas a través de un proceso de ejecución de Sentencia.

¿Qué ocurre cuando el hijo mayor de edad que percibe la pensión de alimentos comienza a percibir ingresos?

Esto no extingue de manera automática la obligación del pago de alimentos. Es necesario examinar si con estos ingresos, el hijo ha alcanzado independencia económica, circunstancia que no se da si el trabajo es esporádico y discontinuo. Podría llevar a, por ejemplo, una reducción de la pensión.

Otro supuesto que puede fundamentar una modificación de medidas es que las necesidades del hijo se vean disminuidas. Por ejemplo, si cuando se decretó la cuantía de la pensión, el hijo iba a un colegio privado, y años después pasa a uno público. En esta situación, la disminución de la cuantía a abonar puede ser significativa. Aunque, en general, nos encontramos con que las necesidades de los hijos van en aumento, y no al contrario.

En esta Sentencia de la Audiencia Provincial de Sevilla,  Autos 67/2006, de 24 de febrero, precisamente ocurre esto: el menor abandona la guardería infantil y pasa a colegio público.

En Vilella y Asociados somos especialistas en cuestiones relativas a la pensión de alimentos de los hijos menores. Contacte con nosotros a través de nuestro correo electrónico.

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.