El uso de la vivienda familiar y la custodia compartida - Vilella Asociados
16712
post-template-default,single,single-post,postid-16712,single-format-standard,bridge-core-1.0.6,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

El uso de la vivienda familiar y la custodia compartida

Uso vivienda familiar

El uso de la vivienda familiar y la custodia compartida

A la hora de fijar las medidas que rigen una separación o divorcio, normalmente el foco de conflicto se encuentra en este punto: El uso de la vivienda familiar y la custodia compartida.

En primer lugar, debemos reseñar que el régimen de guarda y custodia y la atribución del uso de la vivienda familiar son dos derechos independientes entre sí.

La guarda y custodia compartida se ha configurado como el sistema idóneo y normal en aras a la primacía del interés del menor. Pero no existe una regulación específica que aborde qué ocurre con la atribución del domicilio familiar cuando se atribuye la guarda y custodia compartida. Es la jurisprudencia del Tribunal Supremo la que nos da algunas pistas sobre qué solicitar en estos casos.

Partimos de la base de que el uso de la vivienda familiar se atribuye a los hijos menores de edad. ¿Qué ocurre? Que tradicionalmente, la custodia se otorgaba a la madre, por lo que automáticamente pasaba a vivir en la misma, con carácter indefinido.  Y este uso se atribuía independientemente de quién fuese el titular de la misma. Y cuando algunos de los hijos queden en compañía de uno y los restantes en la del otro, el Juez resolverá lo procedente (art. 96 CC).

En la actualidad, la tendencia en cuanto a otorgamiento de custodia es el de compartida; es decir, reparto igualitario de tiempo entre ambos progenitores. Entonces, ¿a quién se atribuye el uso de la vivienda familiar?.

Tendencia actual en la atribución del uso de la vivienda

Así pues, en el momento de la disolución matrimonial los cónyuges podrán decidir a cuál de los dos se atribuye el uso de la vivienda que venía constituyendo domicilio familiar por medio del convenio regulador, tal como establece el art. 90.1.c) CC.

Si bien, existiendo menores de edad o mayores de edad con la capacidad modificada judicialmente, tal pacto necesitará de su homologación judicial.

Menciono una Sentencia del Tribunal Supremo (630/2018, de 13 de noviembre): “La Sala, ante tal vacío en materia de atribución de la vivienda familiar, al no encontrarse los hijos en compañía de uno sólo de los progenitores sino de los dos, ha entendido que debe aplicarse analógicamente el párrafo 2º del artículo 96 CC”. Esto obliga al Juez a una labor de ponderación de todas las circunstancias concurrentes en cada caso, teniendo en cuenta el interés del más necesitado de protección.

Que un cónyuge carezca de recursos económicos suficientes para acceder a una vivienda en la que habitar con los hijos menores durante sus periodos de custodia puede ser una circunstancia a tener en cuenta por el Juez para atribuir a ese cónyuge el uso de la vivienda familiar cuya titularidad pertenece a ambos o incluso aunque sea privativa del otro.

La jurisprudencia actual sobre la vivienda familiar

Si ya no hay hijos menores de edad: En Sentencia del Tribunal Supremo 624/2011 de 5 de septiembre se fija doctrina al estipular que la atribución del uso de la vivienda en caso de existir hijos mayores de edad ha de hacerse a tenor del párrafo 31 del artículo 96 CC. Éste permite adjudicarlo al cónyuge por el tiempo que prudencialmente se fije, cuando las circunstancias lo hicieran aconsejable y su interés fuera el más interesado de protección. Incluso puede darse esta atribución, aunque el cónyuge no sea el titular de la misma, tal y como recoge la STS 372/2015, de 17 de junio. También la STS 34/2017 de 19 de enero: “La atribución de la vivienda familiar en el caso de existir hijos mayores de edad ha de hacerse a tenor del art. 96”. Es decir, permite adjudicarlo al más necesitado de protección, aunque no sea propietario.

Sin embargo, la atribución debe configurarse como un supuesto excepcional y con carácter temporal, y en ningún caso sin limitación temporal alguna (STS 315/2015 de 29 de mayo)

Sobre la casa nido: Esta cuestión la hemos visto en post anteriores, y es un sistema minoritario y en declive. La STS 396/2020, de 6 de julio, hace referencia a que puede “no ser compatible con la capacidad económica de los progenitores, que se verían obligados a mantener tres viviendas”. Además, el mantenimiento de la vivienda puede ser caldo de discusiones entre los progenitores (STS 15/2020 de 16 de enero).

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Follow us on Social Media