El gasto de la Universidad privada, ¿ordinario o extraordinario? - Vilella Asociados
17000
post-template-default,single,single-post,postid-17000,single-format-standard,bridge-core-1.0.6,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

El gasto de la Universidad privada, ¿ordinario o extraordinario?

Gasto universidad ¿ordinario o extraordinario?

El gasto de la Universidad privada, ¿ordinario o extraordinario?

 

Terminado el periodo escolar, llega el momento de decidir, ¿estudiar o trabajar? ¿La universidad, privada o pública? En general, la formación superior, ya sea Grado Universitario o Formación Profesional es más costosa que el colegio. Cuando los padres están divorciados, surge la duda de quién debe pagarlo y de qué manera.

¿Cuándo es gasto extraordinario?

Refrescamos el concepto de gasto extraordinario, que ya hemos tratado en otros posts

Tienen una serie de características:

a) No son periódicos.

b) Es imposible (o casi) imposible saber si se van a generar o no.

c) Son necesarias para cuidado, desarrollo y formación del alimentista.

d) Están vinculados a la disponibilidad económica de los alimentantes.

e) No cubiertos por la pensión de alimentos ordinario

¿Qué dice la jurisprudencia?

Como siempre, los Tribunales no son unánimes en su criterio, ya que depende de muchas circunstancias. La mayor parte de las sentencias se decantan por considerar la universidad, en general, como gasto ordinario, pues es previsible que, una vez culminados los estudios de Bachiller, se decanten por esta opción.

Por ejemplo, la Audiencia Provincial de Cáceres, en Sentencia de 15 de enero de 2010, considera “que los gastos devengados por uno de los hijos de los litigantes, al cursar estudios universitarios en otra provincia, tienen la naturaleza de gastos extraordinarios”. Tendrán la obligación cada uno de los progenitores de abonar la mitad, y no habiendo alteración sustancial de las circunstancias no procede incrementar la cuantía de la pensión alimenticia. Lo mismo considera la Sentencia de la Audiencia Provincial de Toledo, de 19 de enero de 2010. 

Una sentencia más reciente de la Audiencia Provincial de Barcelona de 16 de noviembre de 2023 lo incluye en el concepto de pensión de alimentos, por acuerdo de los progenitores, el estudio de la universidad pública o privada.

Por su parte, en Sentencia de 10 de noviembre de 202, dictada por la Audiencia Provincial de Madrid, aborda el cambio de la ESO en centro concertado a la educación superior post obligatoria en bachiller, FP o Universidad en un centro privado. En la sentencia “señala que la pensión de alimentos tiene una cuantía de 800 euros por cada hijo, fijándola en suficiente, estableciendo de forma literal. Por todo ello, consideramos inicialmente, que la pensión fijada de 800 € mensuales, dejando a un lado los gastos extraordinarios, con sus actualizaciones, es ajustada a derecho y cubre de forma adecuada las necesidades y gastos de ambos hijos”.

Tiene en cuenta (i) capacidad económica del progenitor y (ii) acuerdo previo de ambos progenitores.

Por último, y de forma ilustrativa, mencionamos otra Sentencia del Tribunal Supremo “recién salida del horno”, de 24 de enero de 2024. Se trata de un hijo mayor de edad, sin ingresos, que vive con su madre. La Universidad es gasto ordinario: “Así, parece que los gastos relativos al estudio en centros privados, seguro médico, prácticas deportivas, además de los gastos de alimentación, ropa, gas y luz incluidos en la pensión de alimentos por ser gastos que admite como acreditados y que vienen generados por conceptos consensuados por los padres antes de la crisis matrimonial”

 

La Universidad Privada, foco de conflicto

Puede darse el caso de que el hijo, siendo diligente y estudioso, no obtenga nota para una universidad pública. También podría ser que no impartiesen los estudios que quiere realizar, o que la universidad esté fuera de su localidad. ¿Son todos estos factores previsibles o imprevisibles?

En la medida de lo posible, y cuando estéis redactando el Convenio Regulador de Divorcio, incluid expresamente cómo vais a abonar este gasto. Aunque queden muchos años para que se devengue. Es la mejor manera de evitar problemas a futuro. Si es posible, recoger incluso qué haréis en caso de que vuestros hijos estudien en la universidad privada.

Si no está recogido, es necesario estudiar las posibilidades de la familia. Y valorar incluso si, en caso de continuar juntos, habrían podido hacer frente a este gasto.

La Sentencia de la Audiencia provincial de A Coruña de 18 de julio 2018 dice que “los gastos de matrícula a principio de cada curso, las mensualidades abonadas a la Universidad por la enseñanza recibida son gastos ordinarios”.

La  distribución de los gastos se basa en el principio de proporcionalidad establecido en el artículo 146 del Código Civil, considerando los ingresos de cada progenitor y la situación económica de la familia.

Si tienes dudas acerca de quién debe abonar estos gastos en tu caso, puedes contactar con nosotros en el correo electrónico:

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Follow us on Social Media