El daño moral por el impago de pensiones - Vilella Asociados
17004
post-template-default,single,single-post,postid-17004,single-format-standard,bridge-core-1.0.6,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

El daño moral por el impago de pensiones

Delito impago pensiones

El daño moral por el impago de pensiones

En el post de hoy quiero hablaros sobre una cuestión controvertida en Derecho de Familia: El daño moral por el impago de pensiones de alimentos, y la posibilidad de reclamación de indemnización por daños morales. Seguro que en alguna ocasión habéis oído hablar del término “violencia económica”. Es la situación sufrida por los hijos y el progenitor que tienen reconocidos un derecho de alimentos que es constantemente impagado por el obligado.

No podemos olvidar que cuando se deja de abonar una pensión de alimentos, los más pequeños sufren las consecuencias. El progenitor custodio, ante el impago, no va a poder atender las necesidades elementales de la vida, según se recogen en el artículo 142 CC. Es por ello que comporta un daño moral indemnizable y cuantificable.

La jurisprudencia ya se ha encargado de regular estas situaciones tan injustas. Incluso ha comenzado a reconocer indemnizaciones por el daño moral producido. Vamos a analizar algunas de estas sentencias, en las que se habla del “pago por el dolor” causado.

¿Qué es la violencia económica?

La STS 239/2021 de 17 de marzo, recoge la definición de “violencia económica”. El incumplimiento de esta obligación deja a los propios hijos en un estado de necesidad en el que, ante su corta edad, y carencia de autosuficiencia, necesitan de ese sustento alimenticio del obligado a prestarlo.  Según recoge esta sentencia, “primero por una obligación moral y natural que tiene el obligado y si ésta no llega lo tendrá que ser por obligación judicial. Y ello, al punto de que si se produce  el incumplimiento del obligado a prestarlos, ello exige al progenitor que los tiene consigo en custodia a llevar  a cabo un exceso en su esfuerzo de cuidado y atención hacia los hijos, privándose de atender sus propias necesidades para cubrir las obligaciones que no verifica el obligado a hacerlo. Existe una superioridad y presión psicológica ejercida por quien está obligado al pago, y no lo hace.

En una sentencia muy reciente (STS 151/2024, de 21 de febrero), se condena al padre como autor de un delito de abandono de familia en la modalidad de impago de pensiones alimenticias. Concurre una atenuante muy cualificada de dilaciones indebidas y extraordinarias. El tribunal reconoce la posibilidad de reclamar alimentos hasta la fecha del juicio oral.

Para la STS 347/2015 de 11 de junio no hay duda; Se produce un daño personalísimo para el que no hay vuelta atrás.

La cuantificación del daño moral

El daño moral “afecta a intereses espirituales del ser humano y se concreta a la perturbación en el ámbito personal del sujeto, aunque no incida en intereses económicos». Es una daño irreversible, porque aunque el obligado al pago finalmente pague lo debido, el dolor ya se ha provocado.

Lo cierto es que no es tarea sencilla poner cifra al dolor y zozobra causado por el impago. En este caso, no hay un baremo, como ocurre con los accidentes de tráfico.

Para acreditar que se ha producido este daño moral, debemos contar con una pericial psicológica. Además, una preocupación de este tipo, que puede tener cabida en el ámbito psicológico, puede llegar a derivar en un daño psíquico. Sin duda, el temor real a no poder atender a los hijos es causa justificada para motivar ese daño.

¿Qué hacer en caso de que no me abonen la pensión?

Ya hemos visto en anteriores posts que el procedimiento para reclamar por vía civil pensiones impagadas se llama ejecución de sentencia. A través de este procedimiento, podemos conseguir el embargo de salarios o bienes del ejecutado. Además, se amplia la condena por los intereses generados, así como por las costas procesales.

El artículo 227  del Código Penal recoge asimismo la posibilidad de realizar esta reclamación por vía penal. El delito de abandono de familia se produce por dejar de pagar durante dos meses consecutivos o cuatro meses no consecutivos.

El daño moral no siempre es indemnizable. Por tanto, y dado que cada caso es diferente, es necesario que un abogado experto en estas cuestiones analice tu caso y te de una respuesta adecuada y personalizada.

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Follow us on Social Media