La vacunación de los menores de edad, ¿quién decide? - Vilella Asociados
16615
post-template-default,single,single-post,postid-16615,single-format-standard,bridge-core-1.0.6,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_popup_menu_push_text_right,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

La vacunación de los menores de edad, ¿quién decide?

Vacuna

La vacunación de los menores de edad, ¿quién decide?

Uno de los conflictos que pueden surgir entre progenitores separados es la decisión sobre la vacunación de los hijos menores de edad. ¿Quién decide sobre una cuestión tan trascendental para la vida de los niños? La pandemia sufrida ha sido caldo de cultivo para generar nuevas discusiones relativas a los menores (vuelta al cole, cumplimiento de confinamientos y suspensión de visitas…) Y  aunque ahora vuelve a ponerse este tema de actualidad por la vacuna contra el COVID, pero este debate ha existido siempre. Es más, estos conflictos pueden surgir incluso sin que los padres estén separados, si ambos tienen opiniones diferentes sobre si deben o no administrarse.

Los Juzgados de Familia han comenzado a recibir peticiones de padres que ponen en manos de los jueces la resolución de esta controversia. En primer lugar, debemos explicar que nos encontramos ante una decisión inherente a la patria potestad. A menudo se confunde este concepto con la guarda y custodia, pero son diferentes. Veamos en qué consiste.

La patria potestad

La patria potestad sobre los hijos se ejerce de manera conjunta por ambos progenitores,  y deben informarse de todas las incidencias que les afecten, decidiendo en caso de falta de acuerdo la autoridad judicial.

El ejercicio compartido de la patria potestad conlleva la observancia de algunas obligaciones básicas:

Deber de información: Ambos asumen la obligación de informarse de todos los hechos y circunstancias relevantes relativas a los hijos.

Toma de decisiones: Ambos progenitores participan en  las decisiones que afecten a sus hijos. En caso de desacuerdo, decidirá la autoridad judicial. En particular, aunque de forma no exhaustiva deben decidir de común acuerdo:

– Las relativas a la fijación de residencia de los hijos, así como posteriores traslados de domicilio.
– Las que afecten a la educación y elección de centro escolar, público o privado y sus ulteriores cambios, así como las relativas a la orientación educativa que hayan de recibir en un futuro.
– Las incardinadas dentro del ámbito sanitario (intervenciones médicas, tratamientos médicos/farmacológicos, terapias o evaluaciones psiquiátricas o psicológicas u otras). Es aquí donde enmarcamos la discusión sobre las vacunas.

Resoluciones sobre vacunación de menores

Salvo casos aislados, entiendo que el criterio a seguir por los jueces será el médico, siempre que de este modo se vele por el interés del menor.

Lo más recomendable, antes de iniciar cualquier procedimiento judicial, es que ambos progenitores escuchen al pediatra de sus hijos, y que éste les explique las ventajas de la vacunación en menores.

Todo cambia dependiendo de la edad del menor. La mayoría de edad sanitaria es un nuevo concepto jurídico incorporado por la Ley Básica de Autonomía del Paciente y se establece en los 16 años o por emancipación, siempre que la persona no esté considerada incapaz.

En caso de desacuerdo en la forma de comunicación, lo idóneo es que se haga de forma escrita. Si hay que tomar decisiones urgentes, no será necesaria esta comunicación.

¿Qué hacer en caso de no llegar a acuerdo?

En ese caso, deberá iniciarse un expediente de jurisdicción voluntaria por desacuerdo en el ejercicio de la patria potestad. Será el Juez quien decida, atendiendo al interés superior del menor, si debe o no vacunarse. Incluso podrá escucharse al menor para conocer su opinión y su deseo o no de vacunarse, si es mayor de 12 años. Cosa curiosa, sin duda, ya que, salvo fuerte discrepancia entre unos padres y un hijo, en una situación «normal», se seguirá el criterio de los padres sin preguntarle.

Por último, estos procedimiento no llevan a  que el Juez decida si la vacuna es o no es adecuada. La decisión que se toma es quién ejercerá en este caso concreto el ejercicio de la patria potestad; si el padre o la madre.

Lo que está claro es que esta cuestión genera muchas polémicas. Recientemente, El País publicaba recientemente una noticia sobre la denuncia de un padre a la madre de sus hijos. Presuntamente, la madre había escondido a los hijos para no vacunarlos. En este caso, el Juzgado reconocía el derecho de los menores a vacunarse. Sin embargo, la progenitora dejó de llevar a los menores al colegio, para evitar que el padre pudiese cumplir con el mandato judicial.

Si tiene dudas acerca de la vacunación de los hijos menores de edad u otras cuestiones, puede consultarnos a través del correo electrónico.

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.