Reclamar pago de pensión de alimentos y gastos extraordinarios, ¿mismo procedimiento? - Vilella Asociados
16407
post-template-default,single,single-post,postid-16407,single-format-standard,bridge-core-1.0.6,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_popup_menu_push_text_right,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

Reclamar pago de pensión de alimentos y gastos extraordinarios, ¿mismo procedimiento?

Reclamación pensión de alimentos

Reclamar pago de pensión de alimentos y gastos extraordinarios, ¿mismo procedimiento?

 

Muchos progenitores obligados al pago de pensión de alimentos hayan dejado de abonarlas, acuciado por la difícil situación económica que hemos sufrido por culpa del Covid-19 ha hecho que Lo mismo ha ocurrido con el pago de los gastos extraordinarios, tales como lentillas, gafas, tratamientos dentales…Los principales perjudicados de esta situación son los hijos, pues esas cantidades están destinadas a su sustento, vestido, y educación. Y también perjudica al progenitor que abona todos esos gastos, que debe realizar importantes esfuerzos económicos para mantener el nivel de sus hijos.

Mi primera opción es siempre, negociar y hablar con la parte contraria. En muchas ocasiones este impago se debe a una situación realmente precaria a nivel económico, y de nada sirve iniciar un procedimiento judicial si todas las cuantías reclamadas no van a poder ser abonadas.

Cabe realizar un reconocimiento de deuda privado, para abonar todas las cantidades en el momento en el que la situación económica del obligado al pago mejore. También aminorar la cantidad (igual no puede pagar 200, pero sí puede pagar 100), y reconocer una deuda parcial. Si queremos quedarnos más tranquilos, elevamos el acuerdo a escritura pública para otorgarle carácter ejecutivo.

Y a la pregunta de si debemos reclamarlo todo a la vez, la respuesta es no. El ordenamiento jurídico recoge un procedimiento especial, llamado incidente de gastos extraordinarios, que explicaré a continuación.

La reclamación judicial del pago de pensión de alimentos

 

Si ninguna de las opciones para reclamar extrajudicialmente el pago ha funcionado, la Ley de Enjuiciamiento Civil prevé un procedimiento ejecutivo para la reclamación de alimentos reconocidos en Sentencia.

De acuerdo con lo previsto en el art. 580 de la Ley de Enjuiciamiento civil no es necesario el requerimiento de pago al deudor, aunque creo que siempre es adecuado hacerlo. Una vez reconocida en Sentencia una obligación de pago de pensión de alimentos, el plazo de prescripción es de cinco años. También podremos reclamar actualizaciones de IPC o pagos parciales de pensiones de alimentos.

El problema en la práctica, es la dificultad a la hora de realizar embargos, especialmente si el ejecutado no tiene bienes a su nombre, o si se declara insolvente. Es decir, tenemos un auto que nos da la razón, pero que resulta de imposible cumplimiento. En caso de que sea una persona asalariada, sí podrán realizarse embargos de sus nóminas. Y además debemos saber que las cantidades devengadas siguen acumulándose, por lo que habrá que ir presentando sucesivas ampliaciones de ejecución.

 

¿Y la reclamación de los gastos extraordinarios?

 

Dispone el artículo 776 apartado 4º de la Ley de Enjuiciamiento Civil que: “Cuando deban ser objeto de ejecución forzosa gastos extraordinarios, no expresamente previstos en las medidas definitivas o provisionales, deberá solicitarse previamente al despacho de ejecución la declaración de que la cantidad reclamada tiene la consideración de gasto extraordinario. Del escrito solicitando la declaración de gasto extraordinario se dará vista a la contraria. En caso de oposición dentro de los cinco días siguientes, el Tribunal convocará a las partes a una vista que se sustanciará con arreglo a lo dispuesto en los artículos 440 y siguientes y que resolverá mediante auto.”

Se complica como podéis comprobar la reclamación de gastos extraordinarios. El Tribunal deberá decidir antes de reclamarlo si efectivamente es o no es un gasto reclamable. Y una vez tome esta decisión, será cuando planteemos la ejecución. Aquí juega un papel importante el consentimiento del otro progenitor, es decir, si ha aceptado o no el gasto.

Todos estos procedimientos acaban encareciéndose, ya que se aumenta su cuantía en un 30 por ciento en intereses y costas. Por tanto, si una sentencia obliga al pago es conveniente cumplirlo en su totalidad para evitar más recargos. Y en todo caso, si la situación económica impide continuar asumiendo esas cantidades, presentar una modificación de medidas. En ella habrá que explicar las nuevas circunstancias del deudor.

En próximos posts hablaremos también de la ejecución por incumplimientos de regímenes de visitas por parte del progenitor no custodio.

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.