Obligación de prestar alimentos... ¿en cualquier circunstancia? - Vilella Asociados
16433
post-template-default,single,single-post,postid-16433,single-format-standard,bridge-core-1.0.6,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

Obligación de prestar alimentos… ¿en cualquier circunstancia?

CAJERO AUTOMATICO

Obligación de prestar alimentos… ¿en cualquier circunstancia?

¿Tiene un padre la obligación de prestar alimentos a sus hijos en cualquier circunstancia? ¿Pueden unos hijos tratar a su padre como si fuese un cajero automático? Un Juzgado de Córdoba ha decidido, en una sentencia muy comentada de 30 de diciembre de 2020, y basándose en el claro precedente de la Sentencia del Tribunal Supremo de 19 de febrero de 2019, que no puede “utilizarse” a un padre solamente como pagador, cuando los que reciben el pago se niegan a tener cualquier contacto con él.

En la demanda, el padre solicita la extinción de la pensión de alimentos, entre otros motivos, por un absoluto desapego de las hijas con respecto de su padre. La oposición a la demanda se basa en que las niñas son buenas estudiantes, negando un desapego imputable a las mismas, sino al padre, considerando que es él quien no ha querido mantener la relación con sus hijas y que nunca se ha mostrado cariñoso con ellas.

¿A quién imputar el desapego?

 

He aquí la cuestión. ¿Es el padre el que no ha querido saber nada de sus hijos, o viceversa? Para apreciar una causa de extinción, ha de aparecer probado que la falta de relación manifiesta entre padre e hijos es imputable a éstos. En este caso, las hijas contaban con 23 y 25 años, por lo que se les considera lo suficientemente maduras como para establecer un contacto con su padre de manera voluntaria, sin que la actitud de la madre deba influir en ellas.

Una de las hijas declaró en el acto de la vista que en los últimos 7 años solamente había escrito a su padre por WhatsApp tres veces. Una, para pedirle un ordenador, y dos veces, para pedirle que le ingresase a ella la pensión. Después de estas comunicaciones, le bloqueó.  La otra de las hijas, intentó un encuentro en un Punto de Encuentro Familiar. Tras este episodio, decidió no volver a intentar comunicar con su padre.

Obligación de prestar alimentos, y obligación de respeto 

 

La obligación de prestar alimentos existe para los padres, no cabe ninguna duda; sin embargo, también es obligación de los hijos respetarles siempre, según recoge el artículo 155 del Código Civil. El padre en este caso nunca dejó de abonar la pensión que le correspondía. Ingresó puntualmente hasta sus circunstancias cambiaron, y cuando las hijas habían pasado con creces la mayoría de edad.

El Tribunal Supremo se pronunció sobre esta cuestión en Sentencia 104/3029 de febrero de 2019. Llama la atención leer las declaraciones de los hijos; uno de ellos no se habla con su padre desde hace DIEZ AÑOS. El padre se puso en contacto con el centro en el que estudiaba para conocer su rendimiento académico. Sin embargo, su hijo se negó a que pudiese acceder a esta información. Por su parte, la hija, declaró que no tenía intención alguna de ponerse en contacto con él. Según el Tribunal, “la mayoría de edad de los hijos y su continuado rechazo a su padre puede y debe calificarse como una alteración de las circunstancias de verdadera trascendencia en el ámbito personal de los implicados, siendo además duradera y no coyuntural”.

En este caso concreto, se trata de un padre absolutamente despreciado por sus hijos, desprecio que en este caso se hace además extensible a toda la familia paterna.

Por tanto, aunque el desapego, o la nula relación personal entre los hijos y el padre no se considera como tal causa de extinción de la pensión de alimentos según el artículo 152 CC, sí se tiene en cuenta como cambio trascendental en las circunstancias que justificaron el establecimiento de la pensión.

No olvidemos que, en esta misma línea, el artículo 451.17 del Código Civil Catalán ha introducido una nueva causa de desheredación. Se trata de la ausencia manifiesta y continuada de relación familiar entre el causante y el legitimario. De la misma manera, si es por causa exclusivamente imputable al legitimario. Sin embargo, el Código Civil todavía no ha contemplado tal modificación.

Puedes resolver tus dudas visitando nuestra página de Publicaciones

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Follow us on Social Media