CONFLICTOS MÁS COMUNES EN LAS VACACIONES DE PADRES SEPARADOS - Vilella Asociados
16231
post-template-default,single,single-post,postid-16231,single-format-standard,bridge-core-1.0.6,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_popup_menu_push_text_right,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

CONFLICTOS MÁS COMUNES EN LAS VACACIONES DE PADRES SEPARADOS

CONFLICTOS MÁS COMUNES EN LAS VACACIONES DE PADRES SEPARADOS

“Cerrado por vacaciones”, ¡Qué ganas teníamos de pronunciar estas palabras! Este año, por lo que todos hemos vivido, ha sido especialmente duro, así que, a todos los compañeros, clientes, lectores, os deseo que desconectéis unos días y disfrutéis de vuestra familia y amigos, eso sí, con mucha precaución.

Pero el inicio del periodo vacacional no siempre es sinónimo de descanso y paz, porque como muchos sabéis, ahora toca ponerse de acuerdo con el reparto de los tiempos de vacaciones en las parejas separadas, en el pago de gastos extraordinarios, como por ejemplo, los campamentos de verano.

Antes de bajar la persiana por unos días, os dejamos unos tips en caso de que surja entre vosotros el conflicto, para que una época tan ansiada para todos no se convierta en un foco de problemas.

Normalmente, el Convenio Regulador especificará el régimen vacacional que deba ser aplicado; pero debéis saber que, si vosotros os ponéis de acuerdo en realizar algún cambio, no debéis seguirlo a rajatabla. Las circunstancias de cada año pueden cambiar, qué duda cabe, y siempre será mejor que consensuéis cualquier pequeña modificación en la aplicación del convenio. Lo habitual es seguir el calendario escolar y establecer periodos quincenales (en algunos casos, mensuales o semanales), para poder organizar un periodo de vacaciones largo, especialmente si vamos a salir fuera de nuestro lugar de residencia.

Si todavía estáis negociando el Convenio Regulador, dejad muy claros todos los términos de esta cuestión. No olvidéis hablar de:  Lugares de entrega y recogida, días en los que se realiza los cambios, o quién elige periodo en caso de discrepancia. Un documento detallado es garantía absoluta para evitar interpretaciones o problemas de futuro.

Este año es poco probable que vuestros hijos acudan a un campamento de verano, pero en caso de que así haya sido, se trata de un gasto ordinario no usual. Por ello, debe ser consensuado y abonado por ambos progenitores. Pero se trata de una cuestión que hay que hablar previamente con el otro progenitor en caso de que la actividad a realizar coincida con su periodo vacacional.

Como hemos tratado en alguna ocasión, son considerados gastos extraordinarios aquellos de carácter imprevisible y excepcional, no incluidos por tanto en la pensión de alimentos. En el caso de los campamentos, y tal y como la jurisprudencia recoge, entran en un subgrupo llamado “ordinario no usual”.

Son gastos ordinarios no usuales las actividades extraescolares, deportivas, música, baile, informática, idiomas, campamentos o cursos de verano, viajes al extranjero, fiestas de cumpleaños u onomásticas y otras celebraciones necesarias de los hijos, así como los gastos de colegio/universidad privados, máster o curso de postgrado, y las estancias en residencias universitarias, colegios mayores o similares, que deben ser en todo caso consensuados de forma expresa y escrita para que pueda compartirse el gasto y a falta de acuerdo, serán sufragados por quien de forma unilateral haya tomado la decisión, y sin perjuicio de que pueda ejercitarse con carácter previo la acción del artículo 156 del Código Civil, si la discrepancia estriba en si debe o no el menor realizar la actividad.»

Por otro lado, los periodos vacacionales suponen pasar alejado del otro progenitor mucho más tiempo que el que se pasa durante el curso escolar. Esto puede generar sensación de tristeza o ansiedad en los más pequeños. Por eso, es recomendable fomentar las llamadas y videollamadas con el otro progenitor. Se puede establecer como una rutina diaria, dejar 10 minutos para que le cuente a su padre o a su padre cómo ha pasado el día. Antes, en el pueblo de veraneo teníamos que bajar a hablar a una cabina telefónica, pero ahora es tan fácil como darle a un botón.

 

Si el incumplimiento es reiterado, es necesario plantear un procedimiento de ejecución de sentencia para obligar al progenitor que está con los menores a cumplir con lo establecido. Pero es un trámite largo y costoso que no soluciona de manera momentánea el problema. Por eso, la negociación, incluso recurriendo a vuestros abogados si la comunicación entre ambos es inexistente, tendrá mucho más sentido.

Viajes al extranjero, ¿necesito consentimiento?

Si tu idea es viajar al extranjero, es necesario solicitar autorización del otro progenitor; sin su consentimiento, el menor no podrá salir del país. Recordemos que para expedir el pasaporte es necesario el consentimiento de ambos progenitores. Normalmente, esto se recoge en los convenios reguladores o sentencias del siguiente modo: “los menores/ el menor/la menor no podrán salir del territorio nacional si no es con la expresa autorización de sus progenitores y en caso de desacuerdo, será el juez quien decida”.

Así que, si no hay acuerdo entre ambos, se deberá iniciar un procedimiento de jurisdicción voluntaria de acuerdo con el artículo 156 del Código Civil. De nuevo os digo que puede ser que dicha autorización no llegue a tiempo, ya que los procedimientos judiciales son largos. Así que  el diálogo y el acuerdo serán otra vez la mejor de las vías posibles.

Recordad que las vacaciones son un periodo idóneo para disfrutar de tiempo de calidad con vuestros hijos; no lo desperdiciéis en discusiones con vuestra ex pareja y tratar de aprovechar al máximo cada momento con los más pequeños.

 

¡Feliz Verano!

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.