FAQ - Vilella Asociados
16023
page-template-default,page,page-id-16023,page-child,parent-pageid-14093,bridge-core-1.0.6,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_popup_menu_push_text_right,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

FAQ

¿Qué ocurre si el obligado al pago abona la pensión, pero lo hace de manera parcial?

¿Y si continúa pagando la pensión, pero cantidades inferiores a las recogidas en Convenio?

El pago parcial solamente se considerará delito si el obligado al pago puede acreditar que no dispone de los recursos suficientes para hacer frente a la totalidad de la pensión de alimentos.

Nuestra legislación recoge también la vía civil para reclamar alimentos. Según el artículo 158 del Código Civil, “El Juez, de oficio o a instancia del propio hijo, de cualquier pariente o del Ministerio Fiscal, dictará las medidas convenientes para asegurar la prestación de alimentos y proveer a las futuras necesidades del hijo en caso de incumplimiento de este deber por sus padres”. Sin embargo, tanto las Sentencias como el auto de medidas recogen exclusivamente el plazo en el que se debe pagar la pensión de alimentos fijada y el método de pago, por lo que es complicado asegurar que dicha obligación va a venir cumpliéndose de manera periódica.

La ejecución de Sentencia consiste en solicitar al mismo Juzgado que fijó la pensión de alimentos el cumplimiento de la resolución, tras lo cual dicta decreto despachando ejecución. En caso de que el demandado no cumpla en un plazo de diez días con lo establecido en la demanda de ejecución, se procederá al embargo de sus bienes y cuentas bancarias.  Las consecuencias de esta vía son exclusivamente patrimoniales, mientras que las inherentes a la vía penal pueden conllevar privación de libertad.

 

¿En qué consiste la separación de bienes?

La separación de bienes entre cónyuges existirá cuando los cónyuges así lo hubiesen convenido. En este régimen, pertenecen a cada cónyuge los bienes que tuviese en el momento inicial del mismo, y aquellos que adquiera después por cualquier título, así como la administración, goce y libre disposición de tales bienes.

 

¿Qué se consideran gastos ordinarios y extraordinarios?

Conforme a lo dispuesto en el art. 142 del Código Civil, se entiende por alimentos todo lo que es indispensable para el sustento, habitación, vestido y asistencia médica. Los alimentos comprenden también la educación e instrucción del alimentista mientras sea menor de edad y aún después cuando no haya terminado su formación por causa que no le sea imputable.  El resto de los gastos se computarán como extraordinarios, y serán abonados por ambos progenitores.

 

¿Se puede aplicar el régimen económico del matrimonio a las parejas de hecho cuando no existe ningún pacto entre las partes?

Siguiendo lo recogido en la Sentencia del Tribunal Supremo de 21 de octubre de 1992, no existe esa posibilidad, ya que se considera que la unión de hecho no es un matrimonio; solamente podrá aplicarse el régimen matrimonial en caso de existir pacto expreso o tácito entre los miembros.

 

¿Puedo presentar una prueba de ADN en un proceso de filiación?

En este tipo de juicios, será admisible la investigación de la paternidad y la maternidad con todo tipo de pruebas, incluidas las biológicas, que además tienen un nivel de fiabilidad muy alto; de hecho, su solicitud como prueba es cada día más frecuente.  En la mayoría de los casos, se trata de un análisis de sangre de la madre o el padre y del hijo.

 

¿Quién asume los gastos de una comunidad postganancial?

El artículo 87 de nuestro Código Civil recoge que “el matrimonio se disuelve, sea cual fuere la forma y el tiempo de su celebración, por la muerte o la declaración de fallecimiento de uno de los cónyuges y por el divorcio”. Tras la disolución del vínculo los cónyuges cuyo régimen económico matrimonial sea el de sociedad de gananciales tendrán que proceder a la liquidación del mismo. Sin embargo, desde la disolución hasta la liquidación puede haber un lapso temporal en el que los bienes comunes siguen existiendo a pesar de no pertenecer ya conjuntamente a los cónyuges, además de generarse gastos.

 

Ese ínterin del que hablamos, y que en algunas ocasiones puede llegar a durar años, recibe el nombre de comunidad postganancial, y al no haberse realizado todavía el reparto de los bienes (y tampoco de las deudas) que conforman esa sociedad, ningún cónyuge es propietario de una cuota en concreto, sino que ambos “son dueños de todo” en sentido abstracto.  La jurisprudencia del Tribunal Supremo equipara la naturaleza de las relaciones existentes entre los titulares durante este periodo al régimen de la comunidad hereditaria (STS de 11 mayo 2000), siendo por lo tanto una comunidad  ordinaria (Artículo 392 del Código Civil) ,  o también llamada romana.

 

Surgen dudas cuando, en esta situación,  el uso y disfrute de la vivienda familiar se le atribuye a uno sólo de los cónyuges a pesar de que la propiedad continúa siendo conjunta.  La cuestión que surge es, ¿quién debe hacer frente a ellos?, ¿Los propietarios por el mero hecho de serlos, o el que disfruta del derecho de uso? Veamos algunos de los cargos inherentes a la vivienda y qué dicen nuestros Tribunales acerca de esta controvertida cuestión:

 

  • Gastos de suministros (luz, agua, gas, teléfono …):

La lógica impera en este aspecto; De acuerdo con la jurisprudencia de nuestros Tribunales, los gastos ordinarios de comunidad y luz, corresponden al cónyuge que esté disfrutando de la vivienda con carácter exclusivo, desde el momento en que dicho derecho de uso, se ha hecho efectivo, de hecho, o de derecho.

 

  • Impuesto sobre Bienes Inmuebles:

El pago de este tributo se considera un gasto inherente a la propiedad que debe ser soportado por los cotitulares en proporción a sus cuotas. Así lo recoge la Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid de fecha 26 de mayo de 2015 (Recurso 526/2015 Ponente Eladio Galán Cáceres): “En cuanto los gastos extraordinarios de derrama, el IBI y demás gastos de propiedad, seguro, etc., deberán ser afrontados al 50% entre ambos cónyuges, con independencia del derecho de uso de la vivienda a favor de uno u otro, y hasta la efectiva liquidación de la sociedad de gananciales, lo cual se determinará en la ulterior fase”.

 

  • Tasa de recogida de basuras:

Este concepto se equipara al de suministros, y por ello debe soportarlo aquel que recibe el servicio, es decir, el que disfruta de la vivienda, ya que éstos son provocados por servicios de los que sólo se beneficia el ocupante del inmueble, puesto que el sujeto pasivo que esta Ley considera en concepto de contribuyentes, son las personas físicas o jurídicas que disfruten, utilicen o aprovechen especialmente el dominio público local en beneficio particular. (Sentencia Audiencia Provincial de Madrid, Sección 22, Nº de Recurso: 1038/2011, Ponente Eduardo Hijas. Fecha: 9/03/2012”)

 

  • Comunidad de Propietarios:

El pago de las cuotas ordinarias de Comunidad de Propietarios será de cargo del cónyuge al que se le atribuya el uso y disfrute de la vivienda familiar, y no se incluirán en el pasivo de ningún régimen económico matrimonial.

 

Por último, cualquier pago de los gastos producidos por los bienes gananciales tras la disolución tiene carácter ganancial que sea abonado por uno sólo de los cónyuges, debe considerarse un acto de administración de tales bienes, que dará lugar a un crédito contra la sociedad de gananciales, a inventariar en el pasivo social al tiempo de la liquidación.

 

¿Qué son las medidas provisionales previas?

Son las medidas que pueden ser solicitadas por las partes previamente a la demanda de separación, divorcio o nulidad. Posteriormente, se podría solicitar al Juzgado las medidas definitivas. Las peticiones que debe recoger son:

-Guarda y custodia de los menores

-Patria potestas, que habitualmente es conjunta entre ambos progenitores.

-Régimen de visitas, comunicación y estancia de los menores.

-Uso y disfrute de la vivienda familiar

-Contribución a las cargas del matrimonio

-Litis expensas, es decir, los gastos que ocasione el procedimiento contencioso.